LA AVENTURA DE LA CSLP

Por Basilio Chalak

Habiendo husmeado entre papeles viejos que yo tenía sobre la fundación de la CSLP, es poco o nada lo oficial que pude recuperar, pero voy a utilizar la memoria para entregar algunos datos, que permitan reconstruir la historia y reconocer a los pioneros.

Un ciudadano colombiano, apellidado Durango Villegas, se dedicaba en su vida como especialista en reparar máquinas de escribir, pero era un hombre muy especial y un apasionado de nuestro deporte.

Este señor, tuvo la idea de salir de Colombia y realizar la aventura de recorrer parte del continente para ver si se podía organizar alguna competencia  de nuestro deporte, pues hasta ese momento no había actividad sudamericana.

Empezó a transitar por nuestro continente, tema que le llevo varios años. Se mantenía en este periplo arreglando máquinas de escribir y en algunos países se alojó en casa de gente de la familia pesistica. Así, fue motivando a los dirigentes para rápidamente crear la Confederación Sudamericana de Pesas.

El último país que tocó fue Argentina, donde también fue muy bien recibido y se dio la casualidad que uno de los mejores entrenadores argentinos, que se llamaba Juan Russo, tenía el mismo oficio que Durango Villegas. Entre los dos compartían trabajos  y vivió varios meses en Buenos Aires.

Con las pocas comunicaciones que había en ese entonces, entre los países de Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile y Argentina, acordaron realizar el primer Campeonato Sudamericano, en Buenos Aires, en las instalaciones del Club Gimnasia y Esgrima.

De esta manera, se empezaron a  realizar las competencias cada 2 años en la divisional adultos. A los pocos años, al tomar ritmo las competencias, se pasó a realizar todos los años. En la década de los 70 se incluyó la división juvenil y comenzó, en un principio  cada 2 años, pero a los pocos años se hizo el esfuerzo de hacerlo anualmente, porque era una injusticia que jóvenes atletas en el año que no haba una competencia perdiera la posibilidad de registrar records y subir al podio,, ya que al próximo año ya pasaba a división adultos.

En el año 1986, en Olguín, Cuba, en el transcurso de la Copa Manuel Suarez, la Federación Cubana invitó a Durango Villegas, para darle un reconocimiento por nuestro deporte en toda latinoamérica, con lo cual su epopeya en el sur del continente (también de alguna manera la realizo en Centroamérica), recibió un muy emotivo el homenaje